Discurso Misa Fin de Zafra 2018

Comparto con ustedes las palabras que pronuncié en el acto de la Misa de Fin de Zafra, realizada el 4 de diciembre.

———————————————————————————————————

Bienvenidos, gracias a todos por acompañarnos.

Quiero comenzar estas breves palabras con un agradecimiento muy importante. Es el agradecimiento a los trabajadores de Tabacal, que con compromiso y un fuerte acompañamiento, llevaron adelante una zafra en paz, en un año económicamente durísimo.

La zafra estuvo por debajo de lo esperado. Los resultados económicos de este ciclo, en pesos, son los peores en los 22 años transcurridos desde la compra de Tabacal por parte de Seaboard.

Las lluvias tempranas nos complicaron al final, pero pudimos alcanzar el objetivo de cosechar toda la caña. Se cosecharon y molieron 2.460.879 toneladas, bastante por debajo del año pasado. Hay que recordar que en el 2016 quedó muchísima caña en pie a raíz de los 84 días de paro.

Pero terminamos, haciendo todo lo que pudimos, y por eso estamos agradeciéndolo y festejándolo. Porque pusimos todo. Y el accionista nos lo ha reconocido, renovando su compromiso con nuestra empresa a pesar del resultado económico. Así, Seaboard acaba de capitalizar varios millones de dólares para reducir nuestra deuda y evitar el quebranto.

He pecado de optimista hace un año y la dura realidad nos pasó por encima. Es mi deber y mi responsabilidad no tropezar con la misma piedra. Esa realidad nos ha golpeado por varios motivos.

Desde el plano externo, porque en un mundo globalizado, en el que nuestra competencia tiene niveles de tecnología y automatización muy superiores a los nuestros, sin modificar esas condiciones no podemos ser internacionalmente competitivos.

En el plano interno, estamos en un país inmerso en una crisis, con tasas de interés exorbitantes, que hacen inviables muchos negocios, como el nuestro.

Estamos en un país en el que se incrementó la presión tributaria Provincial y Nacional a las economías regionales más alejadas, hasta alcanzar a niveles intolerables. Esto, obviamente para los que cumplimos a rajatabla la ley. Porque esta presión tributaria obviamente no afecta a los evasores, por el contrario los beneficia, ya que aumenta la competencia desleal.

Lamentablemente, nuestra actividad viene atravesando cierres de plantas, concursos de acreedores y quiebras.

Y por añadidura, estamos ante una Secretaria de Energía que no reconoce nuestras inversiones y contribución al programa de biocombustibles, y que solo busca nuevas formas de recortarnos volúmenes y precios, como lo volvió a hacer el mes pasado, con el impacto brutal que ello implica.

Con este mundo, este país, esta actividad y esta Secretaria, es un milagro que estemos todavía operando. Y ese milagro lo hicieron ustedes, con su compromiso, con dos zafras consecutivas en paz, con el trabajo de todos, campo, fabrica, administración y una mención especial para el equipo de destilería que con dedicación y talento batió los récords históricos de producción de biocombustibles, como también lo hizo cogeneración.

Por otra parte, es importante señalar que hace ya dos años que nos reunimos para festejar los cumpleaños y dialogar, para conocernos mejor. Este año seguiremos con la misma práctica, y me seguirá doliendo cada vez que uno de ustedes me pide por su hijo y no puedo darle trabajo.

La única forma de generar empleo es con un fuerte crecimiento y nosotros estamos con un doble cepo: la ley de tierras, que nos impide comprar, y la ley de ordenamiento territorial, que nos impide ampliar la zona agrícola en áreas donde no hay ningún impacto ambiental ni a la biodiversidad.

Tuvimos en su momento muchos proyectos de nuevos negocios, de diversificarnos, y perdimos todas las oportunidades habidas y por haber por el grado de conflictividad irracional que veníamos teniendo, que hizo que nuestro accionista decidiera invertir en otros lugares más “confiables”, como África, por ejemplo. Seguiremos luchando por recuperar esa confianza, no será fácil y llevará años.

Como siempre les digo, soy el primer interesado en que Tabacal encuentre el camino que nos lleve al lugar que todos ansiamos, que siga funcionando y que además pueda, en algún momento,volver a crecer. Ese es, ha sido y será, mi principal compromiso. Lamentablemente, no depende solo de nosotros.

Confío en que seguiremos trabajando juntos por el futuro que merecemos, y que quienes deben decidir escuchen a esta familia trabajadora, a esta comunidad, a esta región. Una región donde hace casi 100 años un ingenio azucarero inició un polo de desarrollo en el que hasta entonces era un inhóspito y alejado lugar de la Argentina. Hoy somos una empresa que ha invertido en diversificarse a tono con los desafíos y necesidades del siglo XXI, que produce alimentos y energías renovables.

Al terminar un nuevo ciclo de trabajo, y muy cerca de las Fiestas, hagamos votos porque se cumplan nuestros deseos de paz y prosperidad, para cada uno de ustedes y sus familias, y que Tabacal pueda ser parte de esa paz y esa prosperidad.

Felices Fiestas para todos y nos vemos en la calle principal, donde espero poder saludarlos a todos personalmente.

CATEGORÍAS Actualidad
COMPARTÍR
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • email
  • PDF