Discurso Misa Inicio de Zafra 2018

Comparto con ustedes las palabras que pronuncié en el acto de la Misa de Inicio de Zafra, realizada el 7 de mayo.

———————————————————————————————————

Bienvenidos, gracias a todos por acompañarnos.

Hoy nos encontramos, una vez más, en esta Misa de Inicio de Zafra. Como cada año, pidiendo la bendición de nuestras herramientas de trabajo y haciendo votos por una zafra en paz.

Algunas veces he tenido que referirme, en este encuentro, a situaciones críticas. Pero este es el año que más me cuesta. Hace casi 7 meses, cuando celebrábamos la misa de fin de zafra, festejábamos haber cerrado un ciclo en paz, con récord de molienda, más allá de que no nos permitió salir de las pérdidas, pero que logramos trabajando todos juntos y dejando atrás un pasado turbulento.

Quién iba a imaginar que poco tiempo después, a causa de medidas del gobierno que no pudimos detener, y que afectaron aún más nuestra ya crítica situación, íbamos a tener que encarar una necesaria e impostergable reorganización integral de nuestras operaciones, que incluyó la desvinculación de casi el 10% de la nómina, a fin de sostener la operación y la fuente de trabajo privada, más importante de la provincia de Salta.

A la familia Tabacal le duele tanto una desvinculación como esas 181. Somos muy conscientes de lo que es perder el empleo en Tabacal y tratamos de minimizar al máximo la cantidad de desvinculados. Por eso los convoco a encarar esta zafra con fortaleza, y esfuerzos compartidos, porque como dijimos entonces, Tabacal Agroindustria no va a cerrar, como lamentablemente sí lo tuvieron que hacer otros ingenios de esta industria tan golpeada.

La reestructuración, que alcanzó proporcionalmente a todos los niveles, incluyendo Directores y Gerentes, obligó también a fuertes medidas de reducción de gastos, y a revisar la eficiencia de todos los procesos de trabajo que no afecten la seguridad. Ser más productivos y eficientes es la única vía, que hará que nuestras operaciones puedan subsistir en el tiempo.

Las situaciones más recientes, que nos hicieron llegar a esto, tienen que ver con las reformas previsional y fiscal llevadas a cabo por el gobierno nacional y por el gobierno de Salta, que si bien para la mayoría de las empresas son beneficiosas, no es así en el caso de otras economías regionales o sectores en particular, como queda evidenciado con otras reestructuraciones y despidos que son de conocimiento público.

En el caso de Tabacal Agroindustria, el peor daño lo genera la fuerte baja en el precio del bioetanol. A pesar de que en marzo fue leventemente aliviada la baja, seguimos teniendo hoy un precio 4,2% por debajo del que teníamos en octubre. Mientras, las naftas aumentaron en el mismo período 35,6%. Claramente, no es el precio del bioetanol el responsable del aumento de los combustibles. Con un precio estimado para mayo 30% por debajo del presupuestado, Alconoa dará importantes pérdidas, no pudiendo reducir los quebrantos de Tabacal como antes.

Tabacal Agroindustria lideró la revolución de las energías verdes en la industria azucarera. Comenzamos nuestra destilería y deshidratadora de bioetanol en 2008 y en 2010 fuimos el primer productor del programa nacional de biocombustibles, normativa que definió las condiciones de largo plazo de la actividad. En 2017 pusimos en marcha una segunda destilería de bioetanol, en el marco de ese plan estratégico, que es la primera destilería dual de la Argentina en base a caña o maíz, lo cual demuestra el compromiso con el país, la región y los trabajadores. Las consecuencias de la reducción no planificada del precio del bioetanol sobre los resultados esperados para estas enormes inversiones, no se revertirán fácilmente.

Eso se suma a un ciclo de pérdidas consolidadas reiteradas, especialmente en los últimos 5 años, donde a las cuestiones económicas locales y de precio internacional se añadieron además conflictos sindicales totalmente irracionales, que no sólo perjudicaron a la empresa sino a su personal, especialmente en el 2016. En total, fueron 284 días, que representan más de una zafra y media, perdidos por paros en los últimos 9 años.

Estoy aquí para reafirmar una vez más, el compromiso del accionista con la operación en el país, con el complejo funcionando y con más de 1700 puestos de trabajo directo, y varios miles más en toda la cadena de valor. Con esta dotación llevaremos adelante toda esta zafra, sin que tengamos planeados otros despidos. Por eso, los convoco a que sigamos trabajando en equipo y construyendo esa confianza que permite avanzar y ofrecerles a la región y a todos los argentinos, azúcar, combustibles y energías renovables, producidas de manera sostenible.

Esperemos poder superar nuevamente las adversidades, que las hemos tenido y de todos lados… todos queremos el bienestar de los trabajadores y sus familias, de la comunidad del departamento de Orán, de la región. Y de la empresa, que podrá así, algún día, volver a pensar en planes e inversiones que nos brinden desarrollo y nuevas fuentes de trabajo de calidad.

Miremos hacia adelante. Ya salieron las cosechadoras al campo y se están poniendo en marcha los trapiches. Sólo nos queda, a la empresa y a los trabajadores, seguir trabajando con compromiso, dedicación y buena voluntad, para defender nuestra fuente de trabajo y levantarnos, una vez más, como el Tabacal Agroindustria que queremos y debemos ser, un polo de desarrollo y bienestar para nuestra región.

Como cada año, los invito a finalizar este acto con una reflexión: qué podemos hacer cada uno de nosotros en esta zafra 2018 para estar mejor. Mi deseo siempre es el mismo, trabajar en PAZ.

Invito a todos los presentes a compartir, un chocolate y algunas cosas dulces. Y seguir charlando, con el gusto de saludarlos y escucharlos. ¡Muchas gracias!

CATEGORÍAS Actualidad, General, Prensa
COMPARTÍR
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • email
  • PDF