Discurso Misa Fin de Zafra 2015

El viernes 11 de diciembre se realizó la Misa de Fin de Zafra 2015. Pongo a disposición de los lectores el discurso durante mi intervención.

——————————————————————————————-

¡Buenos días! Quiero agradecer especialmente la presencia de autoridades provinciales y municipales,  de los Trabajadores de Tabacal y de sus familias que se vienen sumando a este momento tan especial, de autoridades presentes del Sindicato de Trabajadores del Azúcar, , así como de empresarios, proveedores, fuerzas vivas, amigos….

En estos años en Tabacal, he aprendido a sentir la misma emoción, que cada uno de que los somos parte de la familia del ingenio siente y  vivencia cuando, cada fin de año, se callan los trapiches. Hay una mezcla de alegría, porque ha llegado la hora de descansar del esfuerzo;con tristeza, porque hay un ciclo que se termina. Aunque ahora sean enormes cosechadoras con aire acondicionado las que vuelven a sus galpones, aunque hoy además de azúcar y alcohol nuestros productos incluyan energía y combustibles verdes, el espíritu que se siente en el aire y en nosotros, en la gente, es el mismo de siempre.

Este fin de año, la alegría que nos une es doble, porque hemos podido tener una zafra en paz y sin interrupciones. Gracias, gracias, muchas gracias, a los trabajadores y a sus familias que han sostenido tantos meses de esfuerzo y de trabajo, poniendo todos juntos lo mejor. Codo a codo, defendiendo la dignidad del trabajo y del salario. Sin miedos. Con reclamos justos, en forma positiva.

En estas nuevas formas de comunicarnos, de escucharnos y de entendernos, tienen mucho que ver –es mi convicción y quiero compartirla con ustedes- las iniciativas de cambio que se han ido implementando en cuestiones de seguridad e higiene, en procesos, en eficiencia, en productividad y  calidad. Tanto en planta como en el campo. Exigentes auditorías nos han ayudado a conducirnos por este camino. Pero el éxito con el que las hemos cumplido, es el resultado del compromiso de todos y cada uno de los trabajadores de Tabacal. No importa dónde trabajemos, no hay lugar pequeño para estos cambios. Todos lo hemos aprendido. Todos somos Tabacal. Todos. También los compañeros de Alem y de Florida que, gracias a la tecnología,hoy pueden ver y compartir este momento tan emotivo como simbólico para la gran familia que somos.

El que parece que no quiere ser Tabacal, lamentablemente, es el clima. Si no son las heladas, son las sequias o son las lluvias… Sabemos que estos fenómenos están afectando a todo el planeta, a todas las comunidades, a todas las economías. Pero eso no lo hace menos doloroso.

Tuvimos que empezar la zafra un mes más tarde de lo previsto, por intensas y tardías lluvias. Nos propusimos seguir cosechando casi todo el mes de diciembre, y lo logramos, pero solo por unos pocos días. Ya a fines de la semana pasada, en la mayoría de las zonas de cosecha, llovieron entre 90 y 120 milímetros. Los terraplenes de Río Blanco y Cedro Solo colapsaron. En fábrica, se inundaron algunos sectores  y tuvimos que parar rastras que penosamente traían más agua que caña.

El sábado 5 tuvimos que dar por terminada la zafra, al detener la molienda porque ya no podíamos traer caña del campo para moler. Este año hemos molido casi dos millones y medio de toneladas de caña, produciendo 170.000 toneladas de azúcar, más de 60 millones de litros de alcohol y más de 81.000 megavatios, que generamos a pérdida y con  gas y que pese a ello pudimos entregar a la red, para contribuir a paliar la emergencia eléctrica que nuestra comunidad sufrió durante los primeros meses de 2015.

Cuando comenzamos esta zafra esperábamos una proyección mejor. Y aunque los resultados están lejos de ser los esperados, tanto por el volumen producido como por la situación de precios de quebranto en la industria azucarera, nosotros seguimos mirando al futuro con esperanza.

Los procesos de transformación y mejora fortalecen nuestra posición ante las adversidades. Confiamos en el efecto que en las expectativas despierta el cambio que estamos viviendo en el país, que promete recuperar las economías regionales como uno de los ejes productivos nacionales y para la inserción de una Argentina moderna y pujante, en Latinoamérica y en el mundo. Salta y la región del NOA han sido una de las zonas históricamente más postergadas, y el despegue debería tener un efecto positivo sin demasiadas dilaciones, dadas ciertas condiciones de infraestructura y de relacionamiento con los países vecinos.

Las inversiones de Tabacal Agroindustria en los procesos de mejora son la mejor garantía para sostener la fuente de trabajo, para que cada lugar y cada puesto estén avalados por la innovación, por el rendimiento, y por la mejora continua. Cada trabajador de Tabacal Agroindustria puede estar tranquilo de que su trabajo es necesario, sea cual fuere el puesto que ocupe, o le toque ocupar, como parte de un todo, y que esa es la mayor seguridad: somos y queremos seguir siendo una empresa sólida, confiable, que brinde productos y empleos de calidad en nuestra comunidad, en nuestra querida provincia de Salta, y en nuestro maravilloso país. En ese sentido venimos trabajando y tengan la certeza que así seguiremos.

Este año pusimos en acción, todos, un ejemplo real de los valores de la convivencia, del diálogo, del respeto mutuo. Ya lo he dicho: son estos valores, sumados a la inversión y a la innovación, al esfuerzo y al trabajo, el único camino que nos llevarán al mejor puerto. Queremos seguir creciendo y que ese crecimiento se transforme en bienestar para todos.

Hemos dejado pasar muchas oportunidades. Algunos años por no llegar a puntos de encuentro que evitaran la carga negativa de los antagonismos. Otros, como este, porque las nubes eran concretamente las del mal tiempo, las de las lluvias. Pero creo sinceramente que este año dejamos atrás los peores nubarrones, los de la desconfianza y del conflicto estéril.

Hoy es un día de fiesta, un día para soñar con un futuro de prosperidad. Tenemos en nuestras manos uno de los productos más nobles y sostenibles de la naturaleza, energía pura que se transforma en alimentos, en electricidad, en combustibles, en abonos. Tenemos una empresa dispuesta a invertir en innovación, en tecnología, en sacar cada vez más y mejor provecho de estos insumos. Tenemos empleos de calidad, condiciones y salarios que son de los mejores de la industria y de la provincia. Y fundamentalmente somos la familia Tabacal, una empresa centenaria, el corazón del departamento de Orán, siempre junto a su comunidad.

Por eso, además de llegar a la comunidad con esta fuente de trabajo directa e indirecta para miles de Oranenses y salteños, seguimos trabajando desde la Fundación Tabacal en temas tan críticos como la lucha contra el flagelo de la desnutrición infantil, y en el desarrollo humano, que concebimos real y sostenible cuando es encarado desde los primeros años de la vida de cada ser. Por eso trabajamos con la niñez y la adolescencia, y también es uno de nuestros grandes orgullos Trapicheritos. Muchos de los  chicos que están en el programa, y sus familias, hoy son parte de esta celebración.

Nuestra tarea en la Fundación es como el proceso de cristalización del azúcar; sembramos cristales para que se reproduzcan y se cristalice toda la masa. Por eso, nos llena de orgullo que iniciativas como Trapicheritos sean replicadas por otros clubes de la región. Necesitamos replicar, cristalizar más programas en beneficio de la niñez. Eso es ser sostenible.

Termina la zafra y llegan las Fiestas y el encuentro con la familia y los seres queridos. Un salario digno, además de su peso en el bolsillo, es aquel que se obtiene sin agotarse. Descanso después del esfuerzo sí; agotamiento no. Dignidad y calidad es también cómo llegamos al fin del día, de la semana. Y cuánto tiempo tenemos para estar con los nuestros, en familia, o tener tiempo para nosotros.

Esta es la séptima zafra que concluimos juntos. En cada ciclo hemos tenido motivos de alegría y de tristezas. Mi responsabilidad, mi compromiso es hacer, generar más capacidad y desarrollo. Este año siento que, tanto por razones de contexto, como de nuestra propia empresa y su gente, estamos más cerca de hacer realidad los merecidos anhelos de todos y cada uno de nosotros.

Como cada año, reafirmo mis compromisos y cuento también con el de ustedes. Podemos tener diferentes opiniones y expectativas, y defenderlas con lealtad. De esta diversidad venimos construyendo un proyecto en común. Lo defendemos y lo vivimos. Reitero, no hay proyecto sectorial alguno, ya sea empresario, sindical, social u oficial, que pueda sostenerse sin articular en armonía con los otros actores.

Tabacal Agroindustria ha decidido, ya hace años, proyectar un futuro en forma económica, social y ambientalmente sostenible. Este balance entre empresa, trabajadores y comunidad, guía nuestras decisiones. Esa es la visión inquebrantable, ser una agroindustria sostenible, fuente de alimentos y energía. Que produce  azúcares, alcoholes, biocombustibles, bioabonos y energía eléctrica. Para eso contamos con la caña de azúcar, con la fuente de vida de nuestra tierra. Y con todos y cada uno de ustedes.

Les deseo, en este fin de zafra ya tan cercano a las Fiestas, un fin de año de paz, amor y armonía. Y un 2016 lleno de felicidad y buenaventura. Nos encontraremos nuevamente cuando las cosechadoras y los trapiches se vuelvan a poner en marcha, renovando nuestra fe y nuestro compromiso.

Los invito a compartir esto, que ya se está haciendo tradición: todos juntos a celebrar en la calle principal!¡Los espero y ojala pueda saludarlos personalmente a todos!

¡Muchas gracias!


CATEGORÍAS Actualidad
COMPARTÍR
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • email
  • PDF