Premio Ciudadanía Empresaria de AmCham a Tabacal Agroindustria por el desarrollo de la primer biofábrica de la industria azucarera

Recibiendo con emoción el Premio Ciudadanía Empresaria. Iniciativas de Sustentabilidad en Procesos.

Con gran orgullo y profunda satisfacción, tengo el placer de compartir una excelente noticia con todos los lectores de este blog. En la noche del lunes 9 de noviembre, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos de América en la Argentina (AmCham) otorgó a Tabacal Agroindustria el  Premio Ciudadanía Empresaria por el desarrollo de nuestra Biofábrica.

De esta manera, el esfuerzo que todo el equipo de Tabacal Agroindustria viene realizando para producir procesos innovadores, sustentables y con un claro compromiso social, con el apoyo del accionista, es reconocido por importantes referentes del mundo académico y empresario.

Junto a los responsables de la Biofábrica: Alejandro Fonollat y Facundo Trindade.


Nuestro proyecto fue presentado en la categoría Iniciativa de Sustentabilidad en Procesos, en lo que fue la 17° Edición de este importante premio, que distingue y jerarquiza la labor de Pymes y Grandes empresas, comprometidos con el medioambiente y la sustentabilidad.

Junto al Embajador de Estados Unidos, Noah Mamet.

Nuestra Biofábrica nació en el año 2008, con el propósito de proteger la caña de azúcar de la acción predadora del insecto nativo Diatraea Saccharalis, utilizando un método efectivo, natural y no agresivo para el medioambiente. Con ese fin, en el laboratorio de la Biofábrica, reproducimos una pequeña avispa, llamada Cotesia flavipes, que sólo ataca a Diatraea y es inocuo para cualquier otro organismo. Este dato no es menor, si se tiene en cuenta que la caña de azúcar es considerada el cultivo agrícola con mayor biodiversidad en el mundo pues, en promedio, unas doscientas especies (de plantas, animales, hongos, insectos y microorganismos) conviven en un cañaveral.

El conocimiento de la biodiversidad es esencial para la Biofábrica porque, a partir de este paradigma, Tabacal puede desarrollar cambios culturales y biológicos; eliminando así la presión de uso de insecticidas en el campo y haciendo eficiente el control de cualquier plaga, a la vez que interactúa con el medioambiente en forma positiva.

Por otro lado, el trabajo cuidadoso y la manipulación delicada que requiere la cría y la reproducción de ambos insectos, tanto predador como parasitoide, implicó también una oportunidad laboral para muchas mujeres de la zona, que encontraron en este lugar su primer empleo formal. Además, más de 200 personas de sexo femenino recibieron capacitación por parte de la compañía a lo largo de dos años.

También con orgullo, quiero recordar que Tabacal Agroindustria ya había recibido este Premio por la implementación del programa: “Residuos de la fabricación de Azúcar, Alcohol y Energía Eléctrica: de pasivo ambiental a Abonos Orgánicos, un proceso sustentable” en noviembre de 2011.

Este ha sido un año complejo, difícil en muchos aspectos, pero que finaliza sin dudas con un gran estímulo para todos los que formamos parte de esta gran empresa y especialmente para el equipo de la Biofábrica, cuyo trabajo es muy importante para el desarrollo de nuestro negocio.

A todos los que a diario hacen posible que nuestra compañía sea un ejemplo e inspiración para que muchos otros emprendan, con real compromiso, el camino de la sustentabilidad, mi sincero y más profundo agradecimiento.

Hugo Rossi

Presidente de Tabacal Agroindustria

CATEGORÍAS Actualidad
COMPARTÍR
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • email
  • PDF