A la salud y a la seguridad del trabajador no se le pueden poner precio

A la salud y a la seguridad del trabajador no se le pueden poner precio.A la calidad de su vida familiar tampoco. Un Sindicato no puede defender  prácticas laborales, que la costumbre lleva a aceptar como neutras o falsamente positivas…